jueves, 7 de octubre de 2010

Cifras Rojas Rojitas

Cifras que vienen y van, como un juego de azar, a ver; ¿quién tiene más?, ¿quién da más?, ¿quién tiene más pruebas?, ¿cual es más creíble?, y es que por donde se miren las cifras resultan rojas rojitas.
Por un lado se encuentra el Ejecutivo Nacional. Jajá, que risa que da! Es que al ver al dirigente oficialista en la entrevista realizada por la cadena CNN es imposible parar de reír, jajaja! Que cómico resultó todo, y que altos índices delictivos en el país jajaja! Para nada, inventos como muchos tantos de esa dirigencia manipuladora en contra de la revolución.
Los cálculos que se manejan desde el despacho gubernamental son rojos y muy bajos, y entiéndase por “rojos” manejados muy cuidadosamente por los afectos al gobierno, tanto que no los dan a conocer, entiéndase, causa mucha gracia, el país no tomaría en serio este mandato y viviría sonriente muerto de la risa, el Presidente pasaría a parecer un payaso de circo si medianamente da a conocer o acepta que Venezuela tiene problemas de inseguridad. Por favor, esa palabra apenas resulta una sensación en el país y todo culpa de los medios.
Hablando de medios, son estos los que manejan el otro lado de la moneda, y de rojo además, no aceptan que ese color debe ser utilizado sólo por el oficialismo y muchos de los medios de comunicación que aún tienen cabida en el país son del bando contrario.
Las mayorías de estos tanto a nivel nacional como internacional, se encuentran entretenidos todos en un tema, las primeras páginas han sido publicadas frenéticamente con un suceso lamentable que estremeció al ámbito internacional. La muerte de 72 migrantes en el estado Tamaulipas de México, y no es para menos, el país se encuentra sumergido en una incesante lucha contra el narcotráfico, la libertad de prensa -oprimida por los grupos traficantes- y la corrupción por parte de funcionarios que no se atreven a dar frente a las terribles acciones ejecutadas contra el país.
Sin embargo, resulta inquietante o más bien curioso, hasta enfermizo desde cierta óptica las cifras conocidas en Venezuela, donde sólo en un fin de semana se declaran 97 personas fallecidas de forma violenta. Cifras que se manejan extraoficialmente, en vista de que los medios de comunicación no tienen ningún tipo de acceso a información oficial y esta no es ofrecida por los entes correspondientes.
El New York Times en un artículo compara la guerra de Irak con los índices de caídos en nuestro país, y no es para menos cuando vemos que sólo en el mes de febrero ingresaron 400 cadáveres a la morgue de Bello Monte según un informe de la periodista Paty Fuentes.
A finales del mes de agosto se conocieron las muertes de 83 personas sólo en los estados Zulia, Carabobo y la ciudad capital, cifras que resultan cada vez más alarmantes los fines de semana. Como si se estuviera hablando de un boletín en una guerra, las vidas de los ciudadanos en común, los ciudadanos de a pie quedan reducidas a cifras, rojas por cierto, por lo sangrientas, violentas y en aumento que se suscitan en el país.
En un trabajo presentado por Globovisión -este Globovisión que ya no sabe que sacar para alarmar a la población- la integrante del foro penal Mónica Fernández dio a conocer un estudio del INCOSEC, donde ubicó la tasa de asesinatos en Caracas en 141 homicidios por cada 100mil habitantes, en tanto que Bogotá, zona de constantes disturbios y disyuntivas por la guerra entablada por el narcotráfico y grupos revolucionarios, es de 30 asesinatos por cada 100mil habitantes, datos manejados desde el año 1999, cifras que sin duda estremecen y hacen ver a la inseguridad más que una sensación como una acción que no se está tratando de disminuir.
Tras alarmantes anuncios se ha considerado posicionar a Caracas entre las 3 ciudades más peligrosas del mundo, que pesar y que vergüenza un país rico, bello y por si fuera poco democrático, que sin guerra alguna pase a ser uno con más muertes injustificadas en el mundo, esta Venezuela quebrantada y adolorida cada fin de semana.
La Venezuela cuál mandatario Nacional se jacta de involucrarla constantemente en una guerra con cuál país se atraviese y no le agrade, la Venezuela que está preparada para ir a una guerra con quién sea -y sin embargo no se muestra preparada para combatir el delito interno - . ¿Será que la guerra llegó y no nos informaron? ¿Qué se cambio de parecer y en vista de que ningún país responde a las amenazas del Presidente, por aburrimiento se práctica la guerra interna? Ó ¿Esta guerra del hampa común contra el ciudadano de a pie es una práctica mientras llega la que es, la real, la que se disputara con algún país imperialista?
Lo cierto es, que la inseguridad, las muertes violentas se están consumiendo al país de forma desalentadora y esquivar la muerte se ha vuelto un juego de azar, como la preocupación más atormentadora de los ciudadanos antes que la inflación, el hambre, educación y los servicios públicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada